miércoles, 26 de octubre de 2011

Tejido social.


Se repite cada cierto tiempo: alguien asegura conocer a alguien que sabe de alguien que a su vez tiene por amigo a alguien que lo ha visto y hasta puede aportar fotos. Pero cuando preguntas quién es para agregarlo a tu red, todo son excusas y mañana se verá; no admite más amigos o ha sido interceptado.
Harto, terminas por remitir un mensaje a todos tus contactos: «Por favor, absteneos de inundar mi muro con falsas informaciones de lo que sólo puede ser un rumor».
Es imposible.
No hay vida fuera de la pantalla.

Safe Creative #1110260382675

6 comentarios:

Rosa dijo...

Algunas veces yo también lo piénso...

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Soy de los que citan con frecuencia aquello de Les Luthiers que decía: "más importante que saber es tener el teléfono de los que saben".

Claro, cuando te encuentras con muros que soportan más de mil amigos, te preguntas cuantos teléfonos tendrá el dueño de los que "realmente saben".

Buen trabajo, Fernando.

Nicolás Jarque dijo...

Muy original esta visión del Facebook, quizás no muy alejada de la realidad.

Miguel Baquero dijo...

Internet es un milagro, pero también es un nido de rumores, y a veces resuñta casi imposible discernir, ¡nos han metido cada trola!

Pablo Gonz dijo...

Yo nunca entendí qué tiene de virtual facebook. ¿No sucede bajo el mismo cielo que todo lo demás?
Pues un fuerte abrazo, Fernando.

Fernando Remitente. dijo...

Me pregunto: ¿las personas que dejan comentarios aquí serán de verdad, o sólo entes virtuales creados por robots para hacerme creer mi propia existencia?

Gracias en cualquier caso.