miércoles, 27 de mayo de 2009

Autodeterminación.



Cerraron las puertas. Tapiaron las ventanas. De la antigua luz no quedó más que un recuerdo silenciado ante las nuevas generaciones. El mundo, tal vez, continuó girando.

Safe Creative #0905273734822

Fotografía: RADIOACTIVE HEAD.

4 comentarios:

Martín dijo...

Autoexclusión, suicidio en vida... ¿como impedirle al Mundo girar? me dejás pensando. Me gustó

Fernando Remitente. dijo...

Encantado de hacerle pensar: es una actividad productiva y siempre bien remunerada.

En cuanto a cómo impedirle girar al mundo... Pues mi tío Paco pasó los últimos veintiseis años de su vida construyendo una palanca con la que planeaba alcanzar la luna y detener así, a modo de tosco freno de mano, el maldito movimiento de rotación al que hacía culpable de todos los males de este planeta. Por desgracia, murió trece metros antes de verla terminada.

Gracias por pasar por aquí.

Rosa Cáceres dijo...

Realmente estremecedor. En tan breves líneas, instala en el alma una inmensa zozobra.

Fernando Remitente. dijo...

Uf. Cuánto mal puede hacer un microrrelato.

Gracias por zozobrar.