jueves, 10 de septiembre de 2009

El rey Calpurnio abdica en un Delfín.

«Es el ser vivo en quién más confío», declaró Su Majestad. Calpurnio, conocido por traicionar a su padre, matar a su hermano, ser nombrado por un dictador, y establecer records sexuales en los que nunca está presente su esposa, afirmó no conservar esperanza en la raza humana. «Tomándome como ejemplo, no existe animal sobre la faz de la tierra más corrupto y dañino», dijo el rey saliente.
El delfín, por su parte, ha hecho girar la corona doscientas tres veces alrededor de su hocico, antes de colocársela en la cabeza con un alegre y acrobático brinco.
Entre la multitud, alternaban los aplausos con las lágrimas de alegría.
Seguiremos informando.

Safe Creative #0909104423954

Fotografía: Lidia Rubio.

2 comentarios:

*Sechat* dijo...

Insólito decisión desde luego, pero supongo que Calpurnio no era un hombre al uso, dados sus antecedentes. ¡Enhorabuena!

Fernando Remitente. dijo...

Pues no se crea: tampoco era muy distinto a otros hombres de su condición.
Gracias.