viernes, 22 de julio de 2011

Incógnitas con ojos.


La chica avanza en monociclo y su cuerpo se confunde entre los miles de rayas que pinta en todas sus prendas de ropa. Cuando está parada, hace malabares con bolos en llamas. Si se aburre, baraja un mazo de cartas del que siempre extrae ases. Duerme cabezabajo y nunca abre los ojos antes de que el sol haya cerrado los suyos.
—Comprendo que te resulte difícil quererme —dice.
Mientras, me pregunto cómo y de qué tipo de material se teje la red que no la deje escpar nunca.
Safe Creative #1107229727011
Fotografía: James Jowers.

3 comentarios:

Miguel Baquero dijo...

Sea como sea, no hay que dejar escapar a una chica así.

Sr. Silencio dijo...

Bonito final para una mujer hermosa.

Fernando Remitente. dijo...

Ni que lo digas, Miguel... Pero es tan rematadamente difícil...

Hombre, Sr. Silencio, esperemos que no sea el final.