miércoles, 17 de agosto de 2011

Irreversible.

Poco a poco vuelvo a creer que podría ser cierto. Quizá tenemos una oportunidad. Los días amargos tocarán a su fin y encontraremos otra vez la forma de querernos. Añorarnos, ilusionarnos, besarnos como si no existiera nada más en el mundo.
—Tenías razón.
Le digo a su cadáver reluciente.
Safe Creative #0904183088537

5 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

Me temo que.... los cadaveres no son exactamente irreversibles.
En el mejor de los casos, vuelven como zombis y... me han dicho que no es lo mismo.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Declaración de amor eterno.

¡Que bueno!

Un saludo

Puck dijo...

jajaja buen giro. Hasta que la resurreción nos separe
un saludo

César Socorro dijo...

El amor sobrepasa fronteras inimaginables. Saludos.

Fernando Remitente. dijo...

Las relaciones con zombis son bastante llevaderas, Luisa; sólo hay que contar con un buen sistema de ventilación.

La verdad, Pedro, César, no estoy seguro de que esto sea un cuento de amor. Al menos para la persona muerta a manos de la otra...

Sería curioso morir y retomar relaciones en el más allá, Puck. Sólo para volver a morir y retomar relaciones en el más allá...