miércoles, 14 de septiembre de 2011

Provecho.


Harto de escuchar el eterno sermón sobre el eterno trabajo y el eterno esfuerzo y el eterno sacrificio que sus padres se ven obligados a hacer con el único aunque no menos eterno fin de proveerle de una buena educación y un mejor futuro, el niño, que ya no es tan niño, da un puñetazo en la mesa y dice:
—¡Mientes! Si quisieras proporcionarme una buena educación, me dejarías en el descampado con un balón de reglamento. Así no perdería el tiempo en el colegio y llegaría a ser un astro del fútbol, multimillonario antes de los dieciocho y con la vida resuelta. 

Safe Creative #1109140062141

11 comentarios:

No Comments dijo...

Este es el ejemplo que desde diferentes niveles de la sociedad se están dando. Y claro, los adolescentes, sin madurez, se agarran como solución a sus vidas.

Un saludo indio

Rosa dijo...

Muy real... Y lo malo es que muchos padres se lo creen.

Besos desde el aire

José Antonio Salgado dijo...

¡Con un par!

Charlotte Sometimes dijo...

El eterno mundo, eternamente injusto y mal repartido.

Miguel Baquero dijo...

Ah, esos se creen muchos, pero no todos valen para darle al balón o a la raqueta. Así que el que no vale para nada, a estudiar ;-)

Pedro Sánchez Negreira dijo...

El eterno y sobrevalorado cortoplacismo, que parece haberse incrustado en el mapa cromosómico de la humanidad.

¡Cuanta burrez barnizada por los oropeles de la fortuna!

Un saludo.

Elysa dijo...

Sí, hay muchos que piensan así.

Fernando Remitente. dijo...

Amigos y amigas: basta ya de enrevesar a nuestros hijos con aprendizajes que no conducen a nada.

Puede ser cierto eso de que el saber no ocupa lugar, pero desde luego ocupa tiempo; un tiempo precioso que podrían emplear ellas en convertirse en azafatas, misses y chicas floreros, ellos en futbolistas o pilotos de F1, y ambos sexos en tertulianos de programas de corazón o concursantes de reality shows.

Cierto que, como bien dice Miguel, los verdaderos inútiles deberían seguir estudiando; pero aquí entramos en la eterna discusión entre talento innato y aprendizaje. Seguro que si dirigimos las energías de los infantes hacia cosas que realmente den dinero, obtendrán mejores resultados en estos campos que si les hacemos perder el tiempo con los inútiles saberes de la escuela.

Un saludo a todos.

Poetandariego dijo...

Un dilema fastidioso... si les das opciones, libertad y espacio, te fusilan conque les dejastes solos... si les guias, te reclaman territorios, independencia, autonomia de criterio... mejor es dejarles la puerta abierta para que entren y pregunten cuando les venga en gana...

Fernando Remitente. dijo...

Yo tengo tantos hijos como futuro, Poetandariego, pero de tener una cosa o la otra, también dejaría las puertas abiertas.

Gracias por pasar por aquí.

el ecologista dijo...

A los hijos para no fallar se les forma se les educa y se les instruye 20 años antes de tenerlos, porque debe uno saber 2 cosas 1.- que desde antes debe uno aspirar a tener un hijo un poco mejor que uno mismo y 2.- Educacion es un arte que consiste en tener control de si mismo y ser feliz. El que crea en la TV en su consumismo en su "pan y circo" y en la subcultura del sueño del dinero ADELANTE. Salu2