lunes, 21 de noviembre de 2011

Universal.


¿Dónde está el perro?, dice, casi al mismo tiempo que yo pregunto si se acordó de coger la crema de protección solar y las lentes ahumadas. Me mira, resopla, y sigue caminando por cubierta y llamando al perro. Pues no, señorito, le persigo yo, a ver por qué tus cosas van a ser más importantes que las mías. Pero mujer, dice él, ¿no ves que no es momento? No es momento, no es momento, pues no sé yo entonces cuándo es el momento. Y él mira al cielo y dice Dios mío, y sigue llamando al perro, así que digo: No hagas como siempre, Noé, no te escondas detrás de Dios.

Safe Creative #1111210570753

7 comentarios:

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Me he reído imaginando a Noe con sus RayBan de espejo y la nariz blanca de protector solar.

Bueno, bueno, bueno, Fernando.

Un saludo.

Elysa dijo...

Jajaja, me pasa como a Pedro imaginando esa parte y sobretodo con ese final.

Besitos

Fernando Remitente. dijo...

Si es que es normal: que si prepara alimentos, que si coge ropa de sobra, que si no te olvides los billetes, los folletos turísticos y, ah, una pareja de animal de cada especie.

Muchas gracias por vuestros comentarios. Y por pasar por aquí.

Pablo Gonz dijo...

¡Muy divertido, Fernando! Ojalá se me hubiera ocurrido a mí algo así.
Abrazos fuertes,
P

Fernando Remitente. dijo...

Me alegro de que te haya gustado, Pablo.

Un abrazo.

R.A. dijo...

Me gusta este Noé de andar por casa...fijo que fue algo así ,)

Fernando Remitente. dijo...

La mitología, ya se sabe, Rosana, acaba por exagerar mucho las cosas.

Por cierto, gracias a tu comentario me he dado cuenta de que había cometido una falta de ortografía en Noé, que había escrito sin tilde.

Saludos.