lunes, 6 de febrero de 2012

Circo.


Mi abuelo tuvo por coinquilino a un domador de leones.
Este le reveló que el secreto de su oficio consistía no tanto en confiar en su obediencia como en mantenerlos sobrealimentados.
Después de aquello, no volvimos a ver al abuelo
.

Safe Creative #1202061038506

5 comentarios:

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Se me ocurren dos o tres a los que ofrecerles el coalquiler que quedó vacante.

Hoy me has hecho reír, Fernando. Gracias.

Luisa Hurtado González dijo...

Si no te convencen las personas que te ofrece Pedro para cubrir la vacante en el piso, yo puedo sugerirte dos o tres más.
Será por nombres!!!

David Moreno (No Comments) dijo...

jaja me gustan los micros de circos y sorpresas.

Un saludo indio

Fernando Remitente. dijo...

Ah, amigos: qué rápido brota el instinto criminal cuando uno vislumbra la impunidad absoluta.

Saludos y gracias por pasar por aquí.

YOLANDA dijo...

Felicidades Fernando. Te leeré con frecuencia , me gusta tu estilo.

Saludo