viernes, 11 de mayo de 2012

Reflexiones de un microrrelatista en paro: el Gran Líder.


EN EL CÓMIC PYONYANG, Guy Delisle muestra las calles de la capital de Corea del Norte totalmente a oscuras, a excepción de los monumentos dedicados al Gran Líder. Es una de las muchas imágenes que se utilizan para difundir la idea de un gobierno demente, una monarquía comunista hereditaria que hunde a su pueblo en la oscuridad y la miseria.

EN MI PAÍS, España, esta semana se ha concedido un rescate de 10.000 millones de euros a una fusión de antiguas cajas de ahorros, Bankia, cuyos administradores, puestos a dedo por el partido en el gobierno, han generado un agujero negro de proporciones cósmicas. En mi país, España, cada semana aumentan impuestos y tasas al tiempo que sustraen y recortan servicios públicos aduciendo que el Estado carece de fondos.

NO TENGO LA MENOR IDEA de cómo funciona la economía. Por más que me esfuerzo, por más que subrayo y uno puntos y flechas con valores y cifras hasta que mi cerebro parece la pared del protagonista de Una mente maravillosa, soy incapaz de entender los múltiples movimientos, factores e índices que fluctúan en la economía de mercado. Sé que mi estupidez no es extensible al total de la raza humana. Pero también estoy seguro que si un microrrelatista en paro, seguidor de la prensa y lector voraz de libros de historia, antropología y política no entiende el funcionamiento de la economía, el noventa y nueve coma nueve por ciento de la gente con la que se cruza por la calle tampoco.

DUDO que ese desconocimiento carezca de intención. Creo que es lo que permite a esos señores que dicen dirigir el país aducir razones arcanas y vocablos de dudoso origen para enrevesar y justificar lo que no es otra cosa que un saqueo a la ciudadanía. Del mismo modo que los antiguos hechiceros y los druidas atesoraban el lenguaje mágico, vedado al común de los mortales, los nuevos sacerdotes de la materia emplean la jerigonza de la economía y las finanzas para que los ignorantes deleguemos los asuntos económicos, los asuntos del poder, en manos de una élite conocedora de los hechizos y encantamientos que hacen salir el sol y girar el mundo.

RESULTA SENCILLO comprender que Corea del Norte es un país pobre, bloqueado económicamente y carente de divisas. Tras la caída del sistema socialista, la producción y el mantenimiento de generadores eléctricos ha supuesto un esfuerzo titánico, y el estado no está en condiciones de garantizar el alumbrado durante veinticuatro horas al día. Es el argumento lógico que emplearía un simpatizante para desmentir la propaganda capitalista. Y aún comprendiéndolo, y aún compartiéndolo, para intuir la naturaleza del régimen norcoreano basta con asomarse a una grieta de esa misma lógica: mientras el resto de Pyonyang está sumida en la oscuridad, los monumentos al Gran Líder permanecen iluminados.

AUN EN EL DESCONOCIMIENTO, aun en la falta de tiempo o material para comprender las múltiples fuerzas que operan en la historia de un país como Corea, el observador externo empleará esa asociación de pequeños símbolos para formarse una idea, mientras que el interno encontrará más dificultades en desprenderse de la carga educativa, ideológica y emocional que emana de los símbolos, de la carga que el discurso en el poder mantiene sobre ellos.

EN MI PAÍS, España, El Jefe de un estado que se hunde se va a cazar elefantes, mientras su hija y su yerno saquean fondos públicos. El Presidente del gobierno pide honradez y esfuerzo a los ciudadanos mientras miente sistemáticamente y mantiene en propiedad una plaza de funcionario que lleva veintidós años sin utilizar y por la que sigue cobrando. En mi país, los políticos encargan retratos de 82.600 euros, mientras exponen cuentos chinos plagados de tecnicismos para hacer pagar a pensionistas y enfermos crónicos medicamentos y transporte, y para degradar la educación pública a tiempos de las pinturas rupestres. En mi país, a los ciudadanos les roban 10.000 millones de euros para rescatar un negocio privado, mientras al tipo que provocó su quiebra recibe la recompensa de dos años de salario, 1,2 millones de euros, que añadir a los 80.000 anuales que cobra como pensión vitalicia del FMI.

DESDE DENTRO es más difícil darse cuenta de que vivimos en una dictadura. La iluminación se reserva para la proyección idealizada e intercambiable de una oligarquía trasmutada en siempre jóvenes modelos publicitarios. No es necesario iluminar la porción de la ciudad donde se alza el Gran Líder puesto que la sola iluminación permanente, excesiva y multicolor es ya un retrato del Gran Líder.
Safe Creative #1205111623028

4 comentarios:

BarbaKana dijo...

Vaya , el dedo en la llaga,y tremenda llaga.
Tu texto obligatorio en la ESO.

Es un juego,no enseñan...esa sensacion de que vives en un juego de mesa ,con los personajes estereotipados... y nada cambia:
El que puede es corrupto , el que puede roba legalmente ,tima con la ley en la mano, viola con consentimiento , mutila ancianos,jovenes y mujeres por el "bien de todos"...la ferocidad es llamada competitividad ,la crueldad generalizada y por defecto , lo raro y por tanto "muy loable" que es que la gente haga lo correcto.
Un juego de mesa , de fichas comiendose unas a otras , donde utilizar las ventajas ,trampas y la lectura literal de oportunistas leyes para...GANAR (pasta,poder,ego).
La avaricia es el don mas preciado en las escuelas de negocios,vender a tu abuela la llave de todas las puertas,la politica como cosa de estomago-Churchill-si tragas el vomito eres mas fuerte...
En el fondo se asume que estariamos tambien matando elefantes con nuestra amante alemana si fuesemos The king , tocandonos las narices en un funcionariado esteril , cobrando mucho por nada , soñando ser asalariados florero , putas del sistema...pero no es asi,hay dignidad ,el hacer las cosas de manera que puedas contarselas a un padre anciano sin avergonzarle , las cosas desinteresadas que haces son las que te hacen hombre,no los pelos en los cojones...
Miro a sociedades menos corruptas (hacia el norte) y ansío esa racionalidad ,ese importar lo que importa,ser considerado,respetuoso,trabajador,
honrado ...decirlo en voz alta y que no se ria de mi todo el bar.
Estamos ahi,que no confundan la educacion con la mansedumbre.
Este juego de mesa va a caer al suelo.

Carlos Podesta dijo...

No corto, esta vez, tu no cuento.
Da la impreción que Mennen y Cavallo se dieron una vuelta por tu pais pero, por lo visto, con Rajoy basta.
Espero que tengan ustedes la suerte de encontrar a un Nestor y a una Cristina. Podestá

Pablo Gonz dijo...

Lo suscribo, Fernando. Hay que seguir viendo estas cosas y denunciándolas. Es una maravillosa labor para cualquier artista.
Un fuerte abrazo,
PABLO GONZ

Fernando Remitente. dijo...

Es lo que predican, BarbaKana, la identificación con el bienvivir con el valor económico. Pero el juego es insostenible. Y las grietas empiezan a abrirse en todas direcciones.

El sistema capitalista, Carlos Podesta, arruina primero un país y después otro en perfecto orden de planificación. Sus peones se llaman Rajoy o Menen, pero no dejan de ser el mismo personaje con distinta careta.

Nos enseñorean con el cuento de la democracia, Pablo Gonz, y para ello nos muestran pequeñas diapositivas de otros países donde da más miedo vivir. Forma parte del cuento. Por eso hay que combatirlo con otros.

Un saludo. Y gracias por pasar por aquí.