miércoles, 9 de diciembre de 2009

Viernes noche.


Pensar que un imbécil pobre y mustio, con vulgares obras de Broadway bajo la manga, está orinando sobre la mujer que amo.

Henry Miller.

2 comentarios:

Maria Coca dijo...

Corto pero repleto de amargura.

Tienes un blog muy interesante.

Un abrazo.

Fernando Remitente. dijo...

A veces uno escribe microrrelatos brutales sin proponérselo, como le sucedió a Miller con este y como desearía que me sucediera a mí más a menudo.

Gracias.

Y un abrazo.