martes, 2 de marzo de 2010

Para escribir un microrrelato II.****



Compre una Máquina del Tiempo Fugaz*. Salte a través de la línea temporal. Apunte cuanto vea.
No olvide llevar una libreta consigo.

*Como todo el mundo sabrá, una Máquina del Tiempo Fugaz permite saltar a cualquier momento del pasado o el futuro, si bien el usuario sólo puede permanecer un minuto** en cada época.


**Esto se debe a que su inventor, Alfred Lister Wallace, fue también un gran pesimista. Carente de una Verdadera Normativa de Seguridad Para Viajes En El Tiempo, decidió restringir la duración de los saltos. Pretendía así minimizar los daños*** en caso de que el invento cayera en manos inadecuadas.


***Uno de sus más aventajados discípulos, Carl Clerck-Maxwell, abogó por lanzar una máquina que permitiera saltos más duraderos, si bien su devoción por el maestro era tal, que jamás osó construirla sin su permiso.
Famoso es el enfrentamiento que mantuvieron en el Congreso Espacio-Temporal de Basilea:
Clerck-Maxwell sostuvo con gran firmeza que la Máquina del Tiempo Fugaz era ya de uso común, sin que se hubieran producido daños en el tejido temporal, pero quedó mudo y boquiabierto cuando escuchó a Lister Wallace responder:

—¿Cómo lo sabe?
Después de aquello, abandonó definitivamente su pretensión.


****Un microrrelato jamás se explica. Funciona o no funciona.
Ay del escritor que necesite de notas al pie para aclarar algún punto oscuro del cuento; demostrará no conocer las formas y técnicas de la microficción.
Este desconocimiento se revelará más profundo cuanto mayor sea la extensión de las notas al pie respecto al tamaño del texto.

Safe Creative #1003025667103

11 comentarios:

Un Poco Rara dijo...

GE-NIAL. Al punto que odio que no se me haya ocurrido a mí, jaja.
Felicitaciones.

Nota al pie: por favor sacá la publicidad que aparece al comentar. Es muy molesta.

No Comments dijo...

La verdad es que si hay que explicar mucho del microrrelato es que algo ha fallado. Estoy de acuerdo.

Un saludo indio

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

aplaudo estas iniciativas.

El microrrelato no se explica, es una de las claves, de ahi su dificultad.

Esteban Dublín dijo...

Todos los microrrelatistas deberíamos leer esto. Gracias, Fernando.

LoQueSobróDeAnoche dijo...

***** jua! después del tercer asterisco conseguiste marearme :P

muy bueno!!! al punto de que me dieron ganas de escribir un microrrelato a mi también.
pero no se por donde empezar, a menos claro, que con esto este terminando.

salú!

Fernando Remitente. dijo...

Gracias, amigos y amigas.

La verdad es que me divertí mucho escribiendo este micro. Es una regla que suelo echar de menos en esos consejos y decálogos que circulan por la red: divertirse escribiendo.

(Un Poco Rara, la verdad es que no sé muy bien de dónde sale la publicidad; no sé por qué me huelo que es del contador. ¿Alguien puede decirme algún contador web que carezca de ella.)

Gotzon dijo...

Muy bueno lo de la pregunta ¿Como lo sabe? jajajaja me has hecho reir, me imagino la cara del otro como diciendo...Bah, dejalo! jajaja

Muy bueno... pasaré más a menudo por aquí.

Fernando Remitente. dijo...

Gracias, Gotzon. Curiosamente, ayer descubrí tu blog. También pasaré a menudo.

Almorro dijo...

Acabo de descubrir este blog, pero como Un Poco Rara tiene razón, y has hecho una solicitud, me aventuro a darte esta dirección http://www.histats.com

Saludos, voy a seguir disfrutando.

Fernando Remitente. dijo...

Gracias por pasar por aquí, Almorro. Y por la sugerencia.

Ya quité el contador y puse el nuevo. Decirme si los anuncios siguen apareciendo.

Propílogo dijo...

Nunca se explica. Brillante.