martes, 18 de enero de 2011

Grandes acontecimientos.


¿Qué hacía yo en el momento en que se aprobó la Constitución?
Veamos:
Si fue a las siete, me levantaba para preparar el desayuno de Francisco.
Si a las ocho, el de los niños.
Si a las nueve, volvía de llevarlos al colegio. Seguramente hacía la cama del dormitorio.
Si a las diez, limpiando, como a las once. Puede que entre medias comiera un bocadillo o una pieza de fruta.
Si a las doce, recogiendo a los niños.
Si a la una, preparándoles la comida.
Si fue a las dos, estaría recogiendo la cocina y llevando a los niños otra vez al colegio.
Si a las tres, preparando la comida para Francisco y para mí.
Si a las cuatro, viendo la novela, aunque si ese día aprobaron la Constitución, no sé... Lo mismo no dieron la novela.
Si a las cinco, recogiendo a los niños del colegio.
Si a las seis, dándoles la merienda.
Si a las siete, no sé. Planchando quizá. O tendiendo ropa. Puede que viendo la tele.
Si a las ocho, lo mismo.
Si a las nueve, preparando la cena.
Si a las diez, viendo la tele, después de recoger los platos.
Si a las once, viendo la tele.
Si a las doce...
Espere: no creo que aprobaran la Constitución a las doce.

Safe Creative #1101178278686

8 comentarios:

Puck dijo...

Gran micro rutinario
Saludillos

Pablo Gonz dijo...

Más nos valdría conocer mejor la intrahistoria (según el término de Unamuno) que la de los grandes acontecimientos. Creo que este micro propone eso de una forma muy elegante.
Abrazos,
PABLO GONZ

Miguel Baquero dijo...

Fenomenal micro, que muestra no sólo que la historia pasa por en medio de nuestra vida sin que nos enteremos, sino que algunas vidas son tan sacrificadas que apenas pueden ver unos metrso más allá.

No Comments dijo...

Me gustó mucho Fernando.
De una manera repetitiva creas una atmósfera que confronta las tareas diarias y cotidianas a algo "tan importante" como la firma de la Constitución.
Chapeau.

Un saludo indio

vittt dijo...

lo que es seguro es que no me pilló haciendo el amor

Fernando Remitente. dijo...

La rutina nos iguala tanto o más que la Constitución. Y los artículos que rigen el destino de algunas vidas son claramente preconstitucionales.

Gracias a todos.

Belisa dijo...

Excelente microrrelato. Muestras una vida, entera, una sociedad, dices tanto.

Saludos.

Fernando Remitente. dijo...

Muchas gracias, Belisa. La cronología sólo se centra en los grandes hitos pero, ¿y las personas? ¿Y la vida cotidiana?