miércoles, 1 de febrero de 2012

Proyecto Prometeo.


Dentro de 215 años alguien abrirá la cápsula.
Encontrará: un pen drive con música, seríes y películas, el catálogo de novedades de unos grandes almacenes, y los diez tomos de la enciclopedia "La Aventura Espacial" con fichas de los astronáutas y fotos a todo color.
La civilización habrá alcanzado un grado de desarrollo tal que lo volverá a dejar todo en su sitio tras olfatearlo y comprobar que no hay nada comestible.

Safe Creative #1202011008887

4 comentarios:

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¿Un planeta de simios prolijos?

Un abrazo,

R.A. dijo...

Me gusta Fernando, es muy visual y el unir : ha llegado a un grado de civilización (una imagina algo avanzado tipo 2001 que ni necesitan ya cuerpo) y olisquean es el punch del micro.

Salut!

Nicolás Jarque dijo...

Esto se llama involución, de la cual no soy defensor, pues retroceder al mundo salvaje es bastante incomodo, aunque a mí, plin - que decía la otra - yo ya no estaré. Muy bueno este micro futurista.

Un saludo.

Fernando Remitente. dijo...

Hombre, Pedro, ese planeta es en el que vivimos ya.

Gracias, Rosana. Revertir lugares comunes provoca siempre efectos curiosos. Y el mayor lugar común no es otro que el de el mito del nivel de desarrollo -que no evolución- siempre ascendente de la sociedad humana.

Esa involución, Nicolás no es que necesite defenderse o no. Tendemos a infinito pero vivimos en un mundo de recursos finitos y, queramos o no, el ajuste entre tendencias y recursos acabará por producirse. Si no es que se está produciendo ya.

Un saludo y gracias.