lunes, 13 de febrero de 2012

Ronda.


Como cada San Valentín, salgo envuelto en prendas rojo chillón, con una gran caja en forma de corazón entre las manos y una canción de Luis Miguel por melodía del móvil.
Como cada San Valentín, regreso solo a casa.

Safe Creative #1202131075868

5 comentarios:

Pedro Sánchez Negreira dijo...

No se si compadecerme del personaje o envidiarle; porque lo importante no es el final del viaje, sino el viaje en si mismo. ¿No?

Un abrazo,

Nicolás Jarque dijo...

Es que aunque sea San Valentín, si no hay suerte, poco se puede hacer. El 14 de febrero no es garantía de nada.

Me gustó.

Un abrazo.

Luisa Hurtado González dijo...

Es que... disfrazado así (de tomate), no lo estás poniendo muy fácil, no.

Elysa dijo...

No sé yo si ese disfraz le ayuda, no sé...

Besitos

Fernando Remitente. dijo...

Bueno, Pedro, yo soy de la opinión de que un viaje con un final feliz siempre es mejor que uno sin él.

No sé yo si tiene mucho que ver con la suerte, Nicolás, pero cierto que el 14 de febrero no garantiza nada.

Ya decía yo que algo fallaba en mi plan, Luisa, Elysa, aunque no sospechaba que podía ser el atuendo.

Saludos y gracias por pasar por aquí.