martes, 25 de septiembre de 2012

12.


El primer microrrelato que escribí se titulaba «Borrás». Trataba sobre una muchacha a la que un mago se empeñaba en meter en una caja. El segundo, se titulaba «Léolo». Trataba sobre un niño encerrado en una habitación, sin más pasatiempo que un único libro, que trataba sobre un niño encerrado en una habitación, sin más pasatiempo que un único libro.
Desde entonces han sucedido, puedo asegurarlo, varias extinciones parciales o totales. De lo que ya no estoy tan seguro es de si ella sigue sin caber en las cajas de mago, ni de si yo he salido de esta habitación donde existe un solo libro.
Safe Creative #1209252395639

5 comentarios:

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Se le echa a usted de menos, Don Fernando.

Un abrazo,

Araceli Esteves dijo...

Qué bueno, qué pesadilla tan redonda y escalofriante.

Fernando Remitente. dijo...

Gracias por la añoranza, Pedro. Procuraré ser más puntual.

Redonda y escalofricante sin duda, Araceli. Sin duda ninguna. Gracias.

Yun Rodríguez dijo...

Matruska de mis pesares. Oigo las tapas de madera cerrarse con eco una tras otra, una sobre otra.

Fernando Remitente. dijo...

La verdad, Yun, es que tu comentario me parece un gran microrrelato.

Besos.