miércoles, 23 de septiembre de 2009

Radiografía.

Era uno de esos momentos incongruentes donde las nubes no dejan salir del todo al sol y tu cerebro no es capaz de distinguir si está amaneciendo o anochece.
Él era demasiado gordo. Ella demasiado alta.
Él llevaba una pierna ortopédica y ella tenía un globo ocular volteado hacia el interior del cráneo.
No caminaban en línea recta y sobre su cara llevaban escrita la suma total de las desgracias.

Pero se abrazaban. Y eran bellos.
Nunca había envidiado tanto a nadie.

Safe Creative #0909234575028

Fotografía: José Luis Becerro.

3 comentarios:

no comments dijo...

A pesar de sus defectos habían encontrado el amor el uno con el otro.

Un saludo indio

Un paseante dijo...

Eso, más que amor, es una hermandad de damnificados: une más eso que el simple amor.

Fernando Remitente. dijo...

A pesar o a causa de sus defectos no comments, a pesar o a causa de.

Puede que el amor tenga siempre algo de hermandad de damnificados, Un paseante, ¿no cree?

Gracias a los dos.