sábado, 23 de enero de 2010

Método.


Si uno fuera verdaderamente capaz, le bastaría con algunas palabras… A lo mejor empezaría con muchas páginas, pero después, poco a poco, encontraría las palabras apropiadas, las que dicen de golpe lo que las demás, y de mil páginas llegaría hasta las cien, y luego a diez, y después las dejaría, esperando a que las palabras sobrantes se cayeran de las páginas, y entonces se trataría sólo de recoger las que quedan, y condensar en pocas palabras, diez, cinco, tan pocas que a fuerza de contemplarlas de cerca, y de escucharlas, al final queda en tu mano solo una, una sola.

Alessandro Baricco.

3 comentarios:

AniZ dijo...

Y supongo que para cada uno sería una distinta no?
Salu2

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

una maravilla de texto.

Gracias por darle voz. Muy agradable.

Alessandro Barico... un maestro.

Fernando Remitente. dijo...

Seguramente sí, Aniz. Bien pensado... ¿No suena un poco terrorífico?

Sí es una maravilla, Daniel. Una involuntaria clase de Baricco sobre el arte del microrrelato. Es tan jodidamente bueno que hasta lo involuntario lo hace bien.