martes, 13 de abril de 2010

Noches de blanco pavor.


Lo terrorífico no es que tu casa esté habitada por un fantasma. Ni que este pertenezca a la persona con la que compartías tu vida hasta hace poco menos de un año. Ni que aproveche para manifestarse cada vez que traes otro hombre, representando su espectáculo de aullidos, lanzamiento de objetos y arrastrar de cadenas, hasta que tu posible amante huye despavorido.
No.
Lo terrorífico es que siga vivo y que cuando le llamas para que se haga cargo de su fantasma, responda:
—Deberías empezar a olvidarme.

Safe Creative #1004135996480

16 comentarios:

Luis Gonzalí dijo...

Excelente!!... Esos fantasmas son los más difíciles de olvidar: los vivos que ya no están... Gran gran cuento...
En cierta medida, me recordó a un mini de Juan José Arreola, titulado "Cuento de horror", el cual transcribo a continuación: "La mujer que amé se ha convertido en fantasma. Yo soy el lugar de sus apariciones."

Un abrazo...

antonia obiol y corcoll dijo...

... es lo que todo el mundo debería hacer OLVIDAR...
AOC.

Microrrelatos dijo...

Muy bueno, me gustó. Además esos son los peores fantasmas, los que salen sin ouija. Un saludo.

Esteban Dublín dijo...

Genial.

Gin Hindew 1.1.0 dijo...

Es bueno

Walter dijo...

Me divierte que uses el término espectáculo para introducir toda la lista de actos fantasmagóricos. :D

Miguel dijo...

Lo malo es que de ésos es más difícil desembarazarse. Cuestión de tiempo.

Saludos

micromios dijo...

Hay fantasmas que en cuanto te abandonan sientes la imperiosa necesidad de llamarlos para que vuelvan y así poderlos volver a echar fuera.
Salut

Miguel Baquero dijo...

Je je, me imagino al posesor del "fantasma" silbando disimuladamente y mirando hacia otro lado: yo no he sido

Claudia Sánchez dijo...

Muy bueno Fernando! Los fantasmas son un gran tema para minificcionar.
Saludos!

Jesus Esnaola dijo...

Me gustó Fernando. Vengo de tu entrevista con Daniel. Con tu permiso, te enlazo.

Un abrazo

Anonima Mente dijo...

He leido la entrevista que te ha hecho Daniel, buenas respuestas, buenas preguntas.
Y ahora compruebo lo bien que se te da escribir, y te felicito por no saber aullar, y porque no te quepan en casa tus microrrelatos.
Un placer leerte
Saludos

Fernando Remitente. dijo...

Menudo micro el de Arreola, Luis. Lo conocía y me encanta.

Razón no te falta, Antonia, pero a veces es tan difícil...

Efectivamente, Miguel, Microrrelatos, se trata de un problema de médios. Con los fantasmas de muertos puedes emplear espiritistas y exorcismos, pero, ¿y con los de vivos?

Esteban, Gin, me alegra que os haya gustado.

Creo que en el mundo real, Walter, el término espectáculo también se utiliza para introducir cualquier acto fantasmagórico.

Gran verdad, micromios. Y asustante.

¿Y sí el representante realmente no lo sabe, Miguel? A veces nuestros fantasmas actúan a nuestras espaldas.

Gracias, Claudia. Cualquier tema es bueno para minificcionar. Por eso no hay que quitar ojo...

Muy agradecido por el enlace, Jesús. Después de pasar por tu blog, lo incluyo en mi blogroll.

Ay, con lo que me gustaría saber aullar, Anónima Mente. Todos los días lo sigo intentando. ¡Toditos los días!

Muchas gracias a todos.

Laura dijo...

genial

Fernando Remitente. dijo...

Muchas gracias, Laura

Rubén Ruiz dijo...

muy bueno! como se suele decir...'me encantó' XD