martes, 13 de julio de 2010

Acecho.


¿Qué hago?...
¿Me acerco y le digo que me llamo Fran? Un poco penoso...
Y si le digo: «Llevo mirándote toda la noche y no he visto chica más bonita jamás...”
Claro. Y luego salgo volando...
Más sencillo: «Está bien la fiesta...»
Otra vez puntos suspensivos...
Tiene que haber otra forma:
Te acercas y le ofreces una copa. Me llamo Fran, dices, ¿cómo te llamas?
Al fin y al cabo el nombre no se le niega a nadie...
Aunque quizá sí. Mis intenciones son transparentes. Mi baba obvia.
¿Y? ¿Qué tiene de vergonzoso? Querer hablar contigo y besarme contigo y follar contigo y...
–Oye, chaval: ¿te apartas?
Así no era.
Safe Creative #1007126809356

Fotografía: James Jowers.

10 comentarios:

No Comments dijo...

Ese final no era el imaginado. En cambio, es un final, que me suena, jeje

Un saludo indio

Anonima Mente dijo...

Tanto pensar en el cómo para que le den calabazas. Y no es que hubiera elegido mal la presentación, no, yo creo que a veces digas lo que digas,o incluso sin decir nada, el resultado está tomado de antemano...
un saludo

micromios dijo...

ALa mejores historias pasan en nuestra cabeza.
Salut

Torcuato dijo...

Filosofía de discoteca.
Un saludo.

Pablo Gonz dijo...

Hay que hablarles de ellas (esto lo aprendí viendo "Aladino"). En este caso sería, por ejemplo: "¡te sienta bien la cruz de hierro!" o "¿piensas fumarte tú sola ese tremendo canuto?"
Un fuerte abrazo,
PABLO GONZ

Miguel Baquero dijo...

Estaría muy buena, pero con esa educación no te conviene.

Claudia Sánchez dijo...

Si puedes, pasa por casa...
http://sanchezclaudiabe.blogspot.com/2010/07/premio-para-compartir.html
Saludos

Fernando Remitente. dijo...

A cierto amigo mío algo tímido, su padre le repetía: "No sabes lo que te pierdes por no preguntar". Harto de no comerse un rosco, decidió seguir el consejo paterno. "¿Y te dio resultado?", le dije. "Sí", respondió: "Ahora sí sé lo que me pierdo".

Muchas gracias a todos.

Walter dijo...

Fernando, me gustó mucho el detalle de «Otra vez puntos suspensivos...».
Con respecto al remate, la sinceridad, aunque correcta, puede ser innecesaria.
Felicitaciones por todo el blog.
Abrazos!

Fernando Remitente. dijo...

Muchas gracias, Walter. Siempre he dicho que de tener hijos y de tener, aún más, un consejo que darles, este consistiría en puntos suspensivos.