viernes, 27 de enero de 2012

Mapamundi.


Sales a jugar a pillar después de esnifar pegamento.
Bienvenido al patio del colegio. Aquí la sirena es sorda y las verjas delimitan el mundo. El conserje vigila mientras el director firma importantes documentos tras el cristal opaco de su despacho.
Esperas que alguien venga a recogerte al final.
No acariciar la tristeza de volver solo a casa.
¿Has aprobado? ¿Has suspendido? ¿Necesitas mejorar o progresas adecuadamente?
El criterio anciano del evaluador gobierna tus pasos. Sus ojos te observan desde todas direcciones.
Callas. Aprendes a soportar el aburrimiento, a contener el grito. Aprendes lo inadecuado de la risa y la incorrección de bailar desnudo. Aprendes a hacer cuentas y a diferenciar lo grande y lo pequeño.
La sabiduría universal cabe en un rodillo.
Lo importante no deja de ser que tu dibujo cuelgue en el cuadro de honor, que permanezca bien visible junto a la pizarra. 
Golosinas para el animal enjaulado.
Y la ropa de marca. Y los acontecimientos televisivos. La alineación completa del equipo ganador y los caballos de potencia de los automóviles último modelo.
De vez en cuando un control: constatar por escrito que sigues siendo de los nuestros.
Que vives esperando las vacaciones.

Safe Creative #1201230960594

7 comentarios:

Rosa dijo...

Un retrato muy real de lo que es la escuela en estos momentos.

Besos desde el aire

Yunuén Rodríguez dijo...

En muy pocas palabras cupimos todos, y hasta me parece que nada falta y nada sobra.

Anónimo dijo...

Vivimos eternamente en una escuela desde los 0-Muerte. Salimos de una escuela para meternos en otra donde encima hay que trabaja y soñar con nuestro único mes de vacaciones para sentirnos VIVOS. Maldita alienación!
L de Li

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Un cuadro que refleja de forma realista el día de día de la niñez en el remolino de la sociedad.

Un abrazo,

Fernando Remitente. dijo...

Bueno, Rosa, Pedro, yo estoy más con Yunuén y L de Li: el patio de la escuela amplía sus límites, pero en lo esencial sigue reproduciendo los mismos mecanismos que operan en ese micromundo.

Creo yo, vamos...

Saludos y gracias por pasar por aquí.

vittt dijo...

la escuela ve desde que naces hasta que mueres y te queda para septiembre. gran micro, como es costumbre por aquí.

Fernando Remitente. dijo...

Bien inquietante esa idea, vittt de, encima, tener que volver en septiembre.

Un saludo.