lunes, 5 de marzo de 2012

Corrector.


Mejor aplicar otro estilo:
En el primer párrafo, suaviza la densidad de las letras y varía su tonalidad al rosa o el rojo pastel. Coloca los nombres en cursiva y subraya en negrita las palabras que merecen mayor atención. Palabras como «amor» o «fidelidad» o «quería».
Para el segundo, inserta notas a pie de página y globos de atención sobre conceptos que no quedan del todo claros y asuntos que convendría tratar más detenidamente.
El contenido del tercer párrafo le resulta tan ofensivo como innecesario, así que iguala el color de la fuente al del fondo de pantalla, suprimiendo las palabras que sabe que después lamentará haber escrito.
Está convencido de que la carta ha mejorado mucho, pero ella menea la cabeza, da un portazo y se va antes que pueda mostrarle los cambios.

Safe Creative #1203051251325

4 comentarios:

Rosa dijo...

Este hombre acabaría con la paciencia de cualquiera. hay cosas que es mejor decirlas según salen, sin corrección.

Besos desde el aire

Nicolás Jarque dijo...

Los correctores no deben escribir si no aportar esos Horrores que observen, si pasan de cinco, mejor volverlo a escribir o dejarlo.

Un saludo.

Puck dijo...

Aunque la mona se vista de seda... si lo que dice no interesa, da igual cómo lo diga.
Saludillos

Fernando Remitente. dijo...

Qué no pasó y debió pasar, que decían Los Planetas. O qué pasó y no debió hacerlo...

Gracias por pasar por aquí.