sábado, 26 de junio de 2010

La tradición continúa.


Óscar era el preferido del abuelo, pero un día recibió un tortazo por coger una loncha de jamón york con la mano y hubo que llamar a los vecinos para que les separaran.
El abuelo no volvió a tener preferidos.
Ni nosotros abuelo.

Safe Creative #1006266678129

9 comentarios:

Víctor dijo...

Toma final, Fernando. Que las cosas no se arreglan a tortazos...

Un abrazo.

Esteban Dublín dijo...

Finalazo. Genio.

Claudia Sánchez dijo...

¡Plop!¡Excelente Fernando!

No Comments dijo...

Ese final es potentísimo.

Espero que no cunda el ejemplo, y las cosas no se arreglen con violencia y tortazos.

Un saludo indio

Fernando Remitente. dijo...

En la familia siempre fuimos un poco brutotes y amigos de los finales inesperados.

Muchas gracias a todos.

E. C. Pedro dijo...

Y a Óscar le debió de quedar muy claro cómo se com el jamón york.

Fernando Remitente. dijo...

Pues no se crea E.C. Pedro, no se crea... Óscar desde aquel día no ha vuelto a comer con cubiertos y, claro, a ver quién es el guapo que afea sus modales...

Un saludo y gracias por pasar por aquí.

Miriam M. dijo...

Fantástico. Si te digo otra cosa, lo mismo me arreas. ;)

Fernando Remitente. dijo...

¿Yo? ¡Jamás! Con el que conviene andar con pies de plomo es con Óscar, Miriam. Yo soy de natural pacífico y de ánimo relajado. Muchas gracias.